Seguidores

20.12.11

Tu opinión: 

Él no me quería, no me respetaba y aún así lo necesitaba para existir. 
La abstinencia me dejaba sin aliento. Sus palabras, sus mentiras, eran como espinas clavadas deliberadamente en mi cuerpo: las necesitaba allí, si alguien las sacaba me iba a desangrar. Necesitaba esas mentiras, necesito verlo.

3 comentarios:

Euge dijo...

Somos dos! :_
PD: la canción de fondo, es hermosa

Chasco (Flopi) dijo...

Me senti asi mil veces y me animo a decir que eso me pasa :S inentendible pero pasa. Hermoso blog, te sigo :)

Lucía dijo...

Yo pasé por lo mismo, era algo triste esa escena para mí y para lo demás que lo veían de afuera. Yo pensaba que todo eso era parte "del juego" pero con el tiempo y otras personas me dí cuenta que no. Más allá de todo creo que son cosas que uno tiene que pasar para darse que cuenta que no todos son como nosotros esperamos o como queremos que sean. Me encanta como escribis!
Un beso :)