Seguidores

15.12.11

Tu opinión: 

Hay cosas a las que no quieres enfrentarte, no es que no puedas, es que no quieres. El temor te sacude por dentro. Sientes que tienes un asunto pendiente, algo que está ahí, esperándote. Lo dejas para mañana, para el siguiente, y te vas dando excusas. Pero las excusas se acaban y lo que sientes te reclama. Te busca, te cerca, observa tus movimientos y descree tus excusas. Te espera. Hasta que en el laberinto que es a veces tu cabeza, entre los impulsos del corazón por latir, te mira a los ojos y te sienta.

1 comentario:

Mar dijo...

He de decirte que me ha costado bastante trabajo entrar en tu blog, no se como hacerlo ehh :$
Pero ha merecido la pena...tu blog es genial, y el texto extraño, pero la verdad demasiado hermoso.

Un saludo, te espero en mi blog con una nueva entrada :)
http://escribiendomilhistorias.blogspot.com/