Seguidores

29.1.12

No te vayas más.

Tu opinión: 
Este es otro de esos momentos en que siento miedo, aunque ya no debería tenerlo al saber de qué se trata lo que estoy volviendo a experimentar. De a poco, te estás yendo otra vez y a pesar de que creo poder soportarlo, es algo que no quiero volver a vivir. No quiero pasar otra vez por esa indiferencia de no mirarnos, de no hablarnos, de no reír y divertirnos juntos. No quiero, aunque espero ser lo demasiadamente fuerte como para superarlo si es que llega a suceder. De sólo pensar lo que se siente ver cada vez más lejos a la persona que más cerca quisiera tener, comienzo a angustiarme y se genera adentro mío una sensación de vacío que rara vez sentí. No entiendo la razón de que se repita una y otra vez esta situación, queriéndote tanto, más que antes. ¿No podríamos volver a sentir lo mismo? No quiero que te vayas, pero me gustaría que entiendas que aunque entres y salgas de mi vida sin razón, voy a volver a recibirte siempre, sin quejas, porque sos todo lo que soy, mucho más que mi mitad, mucho más que alguien que me gusta, sino alguien que amo tal y como es, y como pueda llegar a ser porque me entregó lo mejor de sí en algún momento. No quiero que se termine, pero vas a irte de nuevo, es inevitable. No quiero perder lo poco que queda de nosotros, ni las pequeñas cosas que compartimos. No quiero volver a pasar por tu lado sin siquiera pronunciar un ‘te amo’ nunca más.

25.1.12

Tu opinión: 
Nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, podés empezar cuando quieras. Podés cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas para tal cosa. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas a gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estés orgulloso. Y si te das cuenta de que no es así, espero que tengas el valor de empezar de cero.

21.1.12

Siempre tuya.

Tu opinión: 

Ambos estaban ahí, sentados uno junto al otro, pero más lejos que nunca. Parecían exhaustos. Ella, por la decisión que acababa de tomar, quizás ya comenzaba a arrepentirse y él, por su parte, no podía creerlo. No entendía cómo ella que lo amaba, la que lo había hecho sentir tan especial y le había  perdonado sus peores errores, ahora quisiera marcharse. Lo primero que le pidió fue una explicación. Ella dijo que necesitaba salir de él por un tiempo, que estaba cansada y necesitaba descansar, pero que lo amaba. Como de costumbre, él no le creyó. Nunca le creía y veía con demasiada simpleza cada ‘Te amo’ que ella le dedicaba desde lo más profundo de su alma. Sospechaba que estaba formando parte de otro de sus juegos y aunque era eso lo más probable, ya no quería ser su víctima.
Él estaba triste y sin comprender mucho. Recién ahora tenía noción de lo que se sentía quedarse solo y comenzaba a pensar que estaba siendo reemplazado. Ni siquiera se imagina lo que siente ella, no se da cuenta que nunca se había aferrado así a alguien. Si supiera todo lo que lo quiere y que hace esto sólo para tratar de desatarse un poco de él. Sin embargo, nunca la había valorado, se acordaba tan poco de lo que habían sido y la había dejado ir tantas veces que fue por eso que ella quiso tomar esta decisión. Le dijo que lo amaba demasiado como para no ser su prioridad, cómo él lo era en su vida, y que nada valía la pena si no estaba dispuesto a demostrar ese supuesto amor que sentía, porque no se conformaba con menos. Entonces él la besó y le dijo ‘Te amo’ sin cesar, la abrazó fuerte, luego la tomó de las manos y la miró fijamente. Ambos vieron la tristeza dibujada en el rostro del otro, pero eso no bastaba. Ella siguió hablando y por último le dijo:


+Voy a estar con vos siempre que pueda ser única en tu vida. Volvé por mí las veces que quieras, siempre y cuando te sientas seguro de que podes darme lo que pido.

-De acuerdo. Quizás este no sea nuestro momento, pero sé que no vas a estar siempre que yo quiera.

+Cualquier momento puede ser nuestro momento, sólo hace falta que te lo propongas, por mi parte, ya hice.

-¿Qué te propusiste?

+Estar para cuando quieras. Sé que ahora no es el momento, no puedo tenerte de la manera que quiero.

-No vas a estar, ya sé que no.

+Créeme. Estuve una vez, ¿Por qué no podría volver a estarlo?

-¿Segura que vas a estar?

+Digo que voy a estar y que te amo.

-Veremos…

+¿Dudas de que te ame?

-No, yo también lo hago y como a nadie, sólo dudo que algún día pueda darte todo lo que mereces y tengo miedo de nunca poder lograrlo.


Entonces ella comprendió que a veces es el miedo el que todo nos arrebata y no nos deja ser lo que en realidad somos. Quizás él tenía miedo de demostrar qué sentimientos tenía realmente y luego no poder entregar todo lo que consideraba necesario. Él la amaba, pero no estaba preparado para darle lo que pedía, y por eso creyó que la estaba perdiendo para siempre, pero, al menos, ahora sabía de qué manera conformarla. Tiene la certeza de que volvería cuando sea capaz de vencer sus propios miedos y tenga una sola prioridad: ella.

19.1.12

Tú decides quién seré.

Tu opinión: 
Quizás has notado un pequeño cambio dentro de mis actitudes ¿Verdad? Esperaba que lo hicieras porque fue por ti. Te conozco y me conoces, y sé que quizás no encuentras la razón de lo que estoy haciendo. Mira, voy a explicártelo lo más sinceramente posible. Claro está todo lo que ya sabes sobre mis sentimientos, te amo, sólo a ti, y cada segundo un poco más, pero siempre me han dicho que debo mostrarme fuerte, tolerante, capaz de soportar cualquier situación y creo que esta es la única manera de hacerle frente a todo lo que está sucediendo. Sé que no soy la única persona dentro tu vida, pero que por momentos me necesitas y eso es lo que hace que aun siga adelante. Tiempo atrás me hubiera mostrado vulnerable, vencida e incapaz de sonreír ante algo así, pero ya no. No vale la pena hacerlo, porque sé que todavía existe la posibilidad de que algún día podamos volver a ser felices juntos. Espero que entiendas por qué lo hago y en caso de que resulte una molestia para ti, intenta ser tú mismo y muestra tus verdaderos sentimientos, quédate junto a la persona que realmente necesitas y deja de mentirte. Sólo así me volveré a mostrar tal cual soy, sin restricciones.

15.1.12

Tu opinión: 
Tengo una propuesta. Pienso que quizás podrías quedarte por el resto de mi vida dentro de ella y de una manera especial. Hablo de que no tenés la obligación de llevar algún título en particular para ser mi prioridad en todo momento, ya que no me valdría de nada si no es lo que querés. Quiero que sepas que me haces intensamente feliz con muy poco. Es más, hasta ahora mismo lo estás haciendo. Me conformo con que no me veas como a una desconocida y me recuerdes casi a diario lo que sentís por mí, de otra manera, creería que se está desgastando. Hacame saber cómo te sentís y si necesitas algo. Incluso, si querés que te deje ir, quiero saberlo. Acordate de que tu felicidad es la base de la mía y en caso de que nunca me lo pidieras yo podría acompañarte hasta el último de tus días, ¿Qué pensás?, ¿Aceptas o no?

13.1.12

Para amarte me sobran razones.

Tu opinión: 
¿Por qué te amo? Aunque nunca nadie me lo preguntó todavía, ni siquiera tú, lo he pensado yo misma. Te amo por varias razones, creo que algunas debes saberlas, aunque estoy segura de que hay algo que ni siquiera puedes imaginarte y es en lo especial que me haces sentir. Eres la primera persona que me ha demostrado que otra puede llegar a tener sentimientos verdaderos hacia mí. Nunca antes me habían hecho sentir que podía hacer feliz a alguien y, mucho menos, llegar a volverme importante para esa persona. Te amo porque eres sencillo y único a la vez. Eres tan simple como yo, tienes problemas que te provocan malhumor o te enojas porque algo no te sale como quieres, pero eres único por tu fortaleza. Nunca te rindes y me lo demuestras seguido. Siempre consigues lo que quieres, cueste lo que cueste, y si hoy cuento con vos nuevamente, es porque lo he aprendido de ti. Te amo porque sé que puedo compartir contigo cada cosa que me pasa, sea buena o mala, siempre encontraste el lado positivo y lograste sacar provecho de él haciendo que me sintiera mejor. Te amo porque te ganaste mi confianza y yo la tuya. No tengo vergüenza de hablarte sobre mis torpezas porque sé que vas a reírte conmigo, ni tampoco sobre mis problemas porque sé que vas a ayudar. Te amo porque siempre tratas de entenderme, aconsejarme o hacerme entrar en razón cuando creo que está todo perdido. Te amo porque no quieres imitar a nadie ni mucho menos, quieres ser tú mismo y esa es por una de las tantas cosas que te admiro. En vos conocí a una persona a la cual no siempre le resultó fácil ser lo que quería ser, y sin embargo, lo logró. Te amo porque puedo hacerte sonreír con muy poco de esa manera tan especial, que hace que yo también sonría. Te amo por no arrepentirte de haberme conocido y haberme demostrado que nada se termina de un día para otro, a pesar de los errores y diferencias. Te amo porque recuerdas los mejores momentos que vivimos juntos y porque desde que te conozco no pasa un día que me despierte y no seas la primera palabra que se dibuje en mi mente. Te amo porque aun conociéndome y sabiendo que estaba equivocada nunca juzgaste un error, ni me corregiste, sólo me tranquilizaste cuando más lo necesitaba. Te amo porque me quisiste tal y cómo soy, y me enseñaste a hacerlo de la misma manera con vos. Hoy lo único que puedo decirte es gracias por entrar en mi vida y enseñarme tanto. En este tiempo aprendí a quererte mucho y de una manera especial que no creo que se repita con nadie. 
Gracias para siempre.

9.1.12

Tu opinión: 
Pienso que cada vez somos menos los que conocemos el significado de la palabra amar. No entiendo a aquellos que dicen amar a dos personas al mismo tiempo. El sentimiento de amar es tan único como la persona a la que amamos, no existen dos sentimientos ni dos personas iguales, sino que una es la verdaderamente amada y la otra, sólo un capricho. Tampoco entiendo a quienes creen que por amar nunca deben darse por vencidos. ¿No saben que amar también es dejar ir? Amar es aceptar y ser libre al mismo tiempo. Ser amado no debe convertirse en una carga molesta para quien no te ama, sino que debe resultar algo hermoso. Por eso, cuando alguien que amamos se marcha, no queda más que aceptarlo. Las cosas no deben ser forzadas cuando hablamos de amar.

8.1.12

Recuérdame y recuérdanos.

Tu opinión: 
Esto es lo que me molesta de que vuelvas: tener que dejarte ir nuevamente. Otra vez debo rendirme para que puedas disfrutar tranquilo de tu felicidad y no sentirme una molestia. Lo acepto, fui yo la que te recibió una vez más sin quejarse y lo hice porque realmente te amo y ninguno de tus errores del pasado podría afectar lo que siento. Antes de irme quisiera que sepas, aunque ya te lo he dicho varias veces, que mi amor no es de hoy para mañana, ni tampoco para el próximo año, es para siempre y es total. Quisiera que te acuerdes de mí cuando te levantes una mañana y creas que estás solo en el amanecer. También una noche cuando llegues a tu casa y sientas que no tienes con quién compartir tus momentos, porque te voy estar extrañando. Quiero que te acuerdes de mí cada vez que veas a una mujer enojada e histérica gritar o llorar, porque solo lo hacía por ti, para evitar perderte. Quiero que te acuerdes de mí cada día antes de dormirte porque yo también voy a pensar en vos antes de cerrar los ojos para luego soñarte. Quiero que te acuerdes de mí cuando te falte un abrazo, porque siempre voy a estar en puntas de pie dispuesta a darte uno, dos, miles o los que fueren. Quiero que te acuerdes de mí cuando necesites reírte con una guerra de cosquillas, porque sabes que eso tan especial sólo me sale contigo. Quiero que te acuerdes de mí cuando tengas una pila de problemas y creas que nadie podría ayudarte a resolverlos. Quiero que te acuerdes de mí cada vez que sonrías, porque es lo que más aprecio. Quiero que te acuerdes de mí cuando pasen los años y esté lejos, con otra persona, por la cual no voy a sentir este amor que siento por vos. Quiero que te acuerdes de mí cuando sientas que tu vida es un fracaso y no le encuentres sentido a nada, y para entonces, yo todavía te esté esperando. Quiero que te acuerdes de mí cuando estés más feliz que nunca y sientas que ya no me necesitás, porque si es así, voy a aceptarlo. Quiero que te acuerdes de mí cada vez que te digan ‘te amo’, porque nadie lo va a hacer de la manera que lo hago yo. Recuérdame y recuérdanos.

5.1.12

Nada es tan grande como el primer amor.

Tu opinión: 
 Hay cosas que jamás voy a olvidar. Y no hablo sólo de momentos, sino también de los sentimientos recibidos o brindados a lo largo del tiempo. El amor recibido durante la infancia, eso nunca podría borrarse. Nuestros primeros amigos, nuestros primeros juegos, los primeros años de nuestras vidas. Tampoco nuestro primer amor, porque ninguno es más grande que él. ¿Cómo no recordar la primera vez que estuvimos nerviosos por alguien?, ¿Cómo olvidar la primera vez que amamos realmente? Quizás también recordemos amores anteriores, a los cuáles definíamos de la misma manera, hasta que llegó este y nos dimos cuenta de que era distinto, ¿Verdad? El primer amor es ese que nos dibuja una sonrisa en la cara de solo pensarlo. Es aquel que nos trae a la mente algunos de los mejores momentos de nuestras vidas al nombrarlo. Es el mismo que cuando nos dicen la palabra amor, se presenta delante nuestro. Es inolvidable. 
El primer amor es todo lo que buscamos tener al final del camino. Más que un amor, es una meta. Puede darnos todo lo que queramos y también, quitarnos. Nos acompaña a cada segundo, nunca se va. Está en un rincón del corazón, y renace en soledad, llenándonos el alma. Es una ilusión permanente.
El primer amor es también el último, siempre volvemos a él.

3.1.12

Tu opinión: 
-Dime algo por lo que valga la pena volver contigo.
+Te volvería a perder esta y mil veces más.

2.1.12

Tu opinión: 
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto y de pronto toda nuestra vida se concentra en solo un instante. 

Tu opinión: 

A veces nos pasa que nos cansamos un poco de luchar y damos todo por perdido, ¿No? De hecho, me pasó hace un tiempo y no fue para nada agradable hacer lo que en realidad no quería hacer, aun sabiendo que se trataba de lo correcto. Lo correcto era rendirme, dejar de lado todo aquello con lo que había sido feliz, no olvidarlo, pero a la vez, tratar de no recordarlo. Sin embargo, seguí luchando en secreto, esperando en silencio y amando cada día un poco más. Porque podemos dar todo por perdido, mostrándonos fríos, apáticos, indiferentes con las personas que amamos por su bien y por el nuestro, pero dentro de todo ese sigilo los únicos que crecen sin cesar son nuestros sentimientos, que aumentan de tal modo que se vuelven eternos, irrompibles e inolvidables.

Tu opinión: 
¿Quién no se acuerda de su primer beso? ¿Quién no se acuerda de su último beso? ¿Quién no recuerda esos besos que dio en el camino? Esos besos raros, besos con historia, besos que tardan en llegar o besos que no llegan nunca. Para mí los imposibles de olvidar son los besos inesperados. Los besos transforman todo, son como una barrera, un muro que cruzás sin saber que te vas a encontrar del otro lado. Se te acelera el pulso, como si el beso fuera la represa que se abre para dejar que un río de sensaciones te recorra. Los besos no se dan con la boca, los besos se dan con todo el cuerpo. Los besos se dan con la memoria. Los besos son puentes que unen territorios imposibles, son la prueba que nuestra alma necesita. ¿Técnicamente que es un beso? ¿Dos bocas que se juntan? ¿Respirar el mismo aire?¿Eso es un beso? Hay besos que no deseas, o no esperas, pero que llegan y no te sorprenden. Lo que te sorprende tal vez es que no sabés cómo ni por qué, pero te empieza a gustar. Eso sí que es inesperado.