Seguidores

28.2.12

Tu opinión: 
Por entonces, los años ya habrán pasado y vas a mirar a tu alrededor para ver qué rumbo tomará tu vida. Vas a mirarte y te vas a ver diferente de esa persona que eras. Vas a recordar lo que fuiste, tus mejores momentos, tus mayores sentimientos y a quienes más quisiste. Vas a notar cambios en ese que fuiste y vas a recordar a aquellas personas cuya importancia en tu vida trascendió con el tiempo, aquellas que nunca pasaron a ser poco significantes. Lo sé, posiblemente no me encuentre en esa lista porque, tal vez, en un primer momento, quieras encontrar a la persona por la que todavía sentís algo a pesar de los errores que tuvo y rechazos que cometió. Pero, quizás, en algún momento, recuerdes a quienes siempre te quisieron tal y como eras, con tus defectos y virtudes, fallas y aciertos y vas a distinguir que lo que querés hoy no es lo mismo que querías ayer. Entonces, vas a fijarte en esa persona que nunca se alejó y cuyo objetivo era darte lo mejor de sí. Vas a darte cuenta de que ya no te interesa sufrir y que sólo pretendés ser feliz por el resto de tu vida con alguien más. Vas a abrir los ojos por la mañana y vas a querer sentirte querido, y, si es así, ahí voy a estar, como lo dije algún día. Esa fui y soy, la que te quiso por sobre todos tus errores que hacen que hoy seas vos mismo y el de siempre.

22.2.12

Tu opinión: 
Hoy entiendo que es tiempo de dejar atrás. Hoy dejó de insistir, de pensar y de querer sentirte. Hoy me arrepiento de cada ilusión y de haber confiado en vos. Hoy veo mis errores. Hoy dejo de querer quererte. Hoy me voy sin nada, pero pensando en que algún día lo tuve todo. Hoy elijo dejarte y abrirme a algo nuevo. Hoy no quiero llorar más. Hoy quiero sonreír. Hoy dejo todo en las líneas de ese cuaderno. Hoy no quiero molestarte más (porque, como vos dijiste, 'Vos y yo no somos nada'). Hoy quiero volver a ser la de antes de conocerte. Hoy quiero perderte por completo y sentir que nunca te tuve. Hoy quiero que seas uno más. Hoy dejo de recordar fechas. Hoy no hay más nada. Hoy se termina lo que algún día fue. Hoy no te deseo ni el bien ni el mal. Hoy no espero que me necesites. Hoy quisiera no haber sido tan feliz. Hoy me voy sabiendo que hice todo bien. Hoy me arrepiento de haberte amado tanto. Hoy no quiero escuchar tu voz. Hoy lamento haber dado tanto. Hoy no quería llegar a esto. Hoy no estoy más. Hoy dejo de soñar con vos. Hoy no te quiero ver más. Hoy estás lejos. Hoy te ganaste esto. Hoy lo elegiste. Hoy jamás sufrí tanto. Hoy cierro tu puerta para abrir otra. Hoy me niego a vos. Hoy creí que me querías. Hoy dejo todo como está. Hoy empieza mi viaje. Hoy me voy habiendo perdido todo. Hoy no pienso más. Hoy no sé si valió la pena. Hoy dejaste mil heridas. Hoy no espero nada tuyo. Hoy lloré por última vez. Hoy fallaste. Hoy tengo que hacer lo que no quiero. Hoy hago lo que es mejor. Hoy no sé qué daría por cambiar todo. Hoy nada de esto te importa. Hoy te digo adiós. Hoy me voy, para quizás no volver.

13.2.12

Tu opinión: 
Lo terrible es que él parece no darse cuenta de lo que provoca en mí, ni se imagina la falta que me hace y el dolor que me causa el no estar juntos. No se me hace fácil perdonarlo y aunque sé que todos cometemos errores, también sé todo lo que me lastimó ese error suyo. Sólo el tiempo va a decidir. En mí queda saber que no hay nadie como él y que nadie llegó tan lejos conmigo. No hay nadie que sea parte de mí, como lo es él.

4.2.12

Tu opinión: 
Sé que cuesta, pero un día pude lograrlo. Ya no esperaba nada de él, no deseaba tenerlo conmigo, ni pretendía verlo caminar por la calle. Seguía amándolo, más a cada momento, pero me hallaba exenta de ilusiones. Entonces llegó lo que ya no esperaba: volvió a mí. Fue un hecho tan inesperado que provocó que volviera a esperar cosas de él, a ilusionarme y a decepcionarme. Entendí entonces que nuestra cabeza puede encargarse de las decisiones que tomemos, de nuestras metas y de todo lo que nos propongamos hacer, pero nuestro corazón es más fuerte y nos impulsa a actuar de un modo preceptivo. A pesar de que nuestra mente insinúe haberse acostumbrado a esas grandes faltas, los sentimientos afloran nuevamente y ahí está la verdad. En ellos lo encontramos todo, por eso yo te reencontré para volver a perder.

3.2.12

Tu opinión: 
Sólo cuando estoy lejos puedo explicar lo que siento en este mismo instante. Siento que solamente encuentro la verdadera importancia de algunas cosas a la distancia, las cuales quizás no valoro de la misma manera teniéndolas enfrente. Entonces pienso qué hacer para poder aprovecharlas aún más la próxima vez que vuelva a tenerlas cerca mío. Imagino, invento, hago planes y de repente recuerdo también aquellas cosas que ya no volverán, que dejé en el camino y que creo no poder recuperar. Se esclarece, entonces, la idea de que, tal vez, no haya una próxima vez, que mucho de lo que hoy extraño a lo lejos y desvaloro desde cerca, un día ya no esté. Seguramente, me voy a acostumbrar a su falta, voy a llenar ese vacío, pero sabes que odio perder y más cuando se trata de lo nuestro.