Seguidores

10.9.12

Tu opinión: 
“Una persona puede cambiar de nombre, de calle, de cara… pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión
Por eso la importancia de tener un arte al cual entregarnos por completo. De sentir un amor distinto, pero profundo, por algo propio que nos permita descargarnos cuando todo lo demás se desmorona. Sin esta pasión, tropezamos y no encontramos oportunidad de tiempo ni espacio para volver a equilibrarnos, pero una vez que la descubrimos, se convierte en nuestro mejor refugio. Empleamos toda la fuerza, furia, bronca, ira, enojo, problemas y pensamientos en esa pasión. De esta manera, volcamos todo, una mezcla de lo bueno y lo malo, y ahí es cuando nos entregamos a ver “Lo que no se ve”, nos conectamos con esa dimensión oculta que no sabe de tiempo ni espacio donde sólo cuentan las emociones, el ingenio, la imaginación y los sentimientos propiamente nuestros. De eso se trata...
"Y la verdad no hay cosa peor que vivir sin pasión."